BKT en Producción: Pre escalando Ruby

Una de las experiencias más gratificantes que puede vivir un desarrollador de software es ver su producto siendo usado por el público objetivo.

De nada sirve gastar meses y meses de trabajo en algo que nadie va a usar. Sí, queda la satisfacción de haber escrito una pieza de software, los aprendizajes del camino y la experiencia. Pero si no llega a usarse, es solo algo más.

Empecé a trabajar profesionalmente como desarrollador de software en el año 2012. El producto en el que trabajaba ocasionalmente tenía un número de usuarios decente, crecía poco a poco pero mi intervención era bastante escasa.

sigue leyendo